Archivo de la categoría: Reflexiones

Juegos-Linux-Logo-de-Paradox-Interactive

Crítica a las políticas de Paradox Interactive

Juegos Linux - Logo de Paradox InteractiveParadox Interactive es una desarrolladora de videojuegos asentada en el nicho de los juegos de estrategia económica y militar. En esta entrada quisiera lanzar una crítica a las políticas de Paradox Interactive por sus políticas abusivas en cuanto a DLCs y otros aspectos muy mejorables.

Paradox Interactive: luces y sombras

Paradox Interactive es una empresa desarrolladora de videojuegos sueca con una larga trayectoria en un nicho de videojuegos muy particular. Entre sus productos destaca la saga de Europa Universalis, Crusaders Kings o Hearts of Iron. Y, más recientemente, han iniciado algunos juegos que pudieran convertirse en sagas, como Imperator Rome o Stellaris. En este artículo quisiera arrojar una visión general sobre los juegos de esta productora y verter una crítica a las políticas de Paradox Interactive por sus políticas abusivas en cuanto a DLCs y otros aspectos muy mejorables.

Descripción general de los juegos de Paradox Interactive

Todos estos juegos tienen en común un modelo basado en la estrategia económica y militar, en una vista 2D isométrica, con un estilo pausado y lento que requiere de una atención constante en los detalles. Cada entrega presenta características muy peculiares y diferentes por su enorme complejidad en lo referido a sus diversas posibilidades. Debido a la presencia preeminente de la aleatoriedad, podría considerarse, hasta cierto punto, que sus juegos son la adaptación de juegos de mesa al introducir eventos que condicionan la evolución de la partida.

Los gráficos no son el elemento principal ni primordial de sus títulos. Están cuidados y cumplen el papel de ofrecer una interfaz lo más amena posible para meterse en el papel que nos toca en cada juego.

La jugabilidad es relativamente compleja, pero fácil de dominar si se invierte el tiempo suficiente en comprender las mecánicas de cada título. Se basa en menús ordenados que ofrecen información sobre personajes y objetos relevantes para el título en cuestión. En general, cuando uno se adentra en los juegos de Paradox Interactive, puede manejar con mayor facilidad los distintos lanzamientos de esta empresa sueca.

La música cobra una especial relevancia en este género. Los juegos de Paradox destacan por una banda sonora presente en cada esquina, enérgica y casi épica, siempre en consonancia con la temática y la ambientación de cada título. Ciertamente, sin música serían menos estimulantes y monótonos con el paso de las horas.

Juegos Linux - Los DLCs de Paradox Interactive - Crítica a Paradox InteractiveTodo jugador debiera enjuiciar aquellas malas acciones en que incurren las desarrolladoras. Los DLCs de Paradox Interactive son meros agregados de contenido recortado a sus juegos. Se vuelve importante exponer una crítica a las políticas de Paradox Interactive porque este tipo de estrategias son cada vez más usuales en la industria de los videojuegos. Si nos importa el futuro de los videojuegos en GNU/Linux, no podemos permanecer de brazos cruzados.

Las malas políticas de Paradox Interactive

El grave problema Paradox Interactive radica en sus políticas tan usureras. A diferencia de otras empresas con unas políticas algo más ajustadas, Paradox sigue el patrón de sacar un juego cada cinco o seis años —en un estado que podría considerarse de beta— y doparlo con una o varias extensiones o DLCs anuales.

Resulta comprensible que cada empresa tenga sus estrategias. Nadie duda que soportar un juego a lo largo de varios años implica un costo abismal. Sin embargo, cabe señalar que desarrolladoras como CD Projeck han demostrado que la calidad de un título es mucho más valiosa que la cantidad. El ejemplo de «The Witcher 3» nos recuerda que es ciertamente viable sacar un juego cada lustro y ganar dinero sin incurrir en prácticas deleznables.

Paradox Interactive goza de una comunidad que, a mi juicio, adolece de una permisividad excesiva. Me parece muy dañino, de cara a los derechos y garantías de los consumidores, que el comprador sea, a veces, tan complaciente y corra a comprarse cada pequeña adición que ya debería venir incorporada. Se da el caso de que, como ocurre con otras compañías, Paradox Interactive lanza al mercado juegos sin el suficiente desarrollo previo y van creándolo y modelándolo según las críticas y sugerencias de su comunidad.

Puntos positivos

  • Juegos punteros, sobresalientes y singulares dentro de su género.
  • Es una de las pocas desarrolladoras que lanzan juegos nativos para GNU/Linux.
  • Música épica y llamativa.
  • Altas posibilidades de modificaciones (moding).
  • Partidas muy entretenidas tanto de un jugador como en multijugador.

Puntos negativos

  • Malas políticas de DLCs. Demasiada ansia de lucro. Incluso los añadidos cosméticos son caros. Si uno va comprando todos los DLCs de salida, puede llegar a gastar hasta 1000€ en un mismo juego.
  • DRM en la mayoría de sus juegos, excepto en los vendidos a través de GOG.
  • Traducciones horrendas, incompletas, con anglicismos y calcos idiomáticos demasiado graves. Hasta los fans realizan mejores traducciones y, en algunos casos, se vuelve necesario aplicar parches no oficiales para amenizar la experiencia de juego.
  • Inconsistencia en la evolución de sus juegos y altibajos muy acusados entre nuevas versiones. Las actualizaciones vuelven a menudo incompatibles las partidas guardadas o incluso modifican intensamente el sistema de juego. Exigen un constante reaprendizaje de las mecánicas.
  • Cierta indiferencia ante los errores señalados, alta demora en la resolución de problemas significativos y casos de censura ante las críticas vertidas en sus foros.

Conclusión

Merece la pena conocer y probar sus juegos si todavía no lo has hecho. A pesar de sus defectos, ofrecen una jugabilidad muy distinta a lo conocido tanto en juegos triple A como en juegos independientes. Los juegos de Paradox Interactive son obras excelentes empañadas por malas políticas en cuanto su desarrollo, traducciones y lanzamiento de DLCs. Los consumidores, tanto aquéllos que conocen y usan GNU/Linux como los que no, deberían ser más conscientes de los riesgos inherentes al DRM y, por extensión, de la ética para con el software.

Artículos relacionados
Windows-sigue-llevando-la-batuta-en-los-ordenadores-de-escritorio

¿Por qué la gente sigue usando Windows?

Windows sigue llevando la batuta en los ordenadores de escritorioMicrosoft sigue llevando la batuta en los ordenadores de escritorio. La gente sigue usando Windows como en los años 90. Pero parece que su reinado no durará una década más ante el surgimiento de nuevas tecnologías y el avance del software libre.

Hace apenas una década, usar e instalar GNU/Linux era relativamente complicado. Y, además, la falta de programas libres que suplieran la amplia gama de programas privativos y la ausencia absoluta de videojuegos retenía a millones de usuarios vinculados a la ofimática, a sectores profesionales o a la recreación.

En años recientes, todo esto ha cambiado radicalmente. Nunca ha sido tan fácil instalar y usar GNU/Linux. Ya no existe prácticamente ningún programa que no tenga un reemplazo libre con un alto estándar —o incluso que posea mejores funciones— y cada vez hay más juegos, tanto nativos como emulados, que se pueden jugar igual o mejor de como funcionarían en Windows.

Sin embargo, la gente sigue usando Windows —y cada vez cae más en las garras de Apple— porque, entre razones que iré enumerando a continuación, no conoce en su mayoría el mundo tan maravilloso y solidario que, a base de un esfuerzo inagotable altruista, se ha construido para liberarnos de monopolios abusivos y tiranos.

Winbugs - El software libre es más seguroWindows destaca por sus vulnerabilidades de seguridad. No existe ningún sistema operativo perfecto. Sin embargo, Windows no ha mejorado en 20 años su gestión de los permisos.

Razones de por qué la gente sigue usando Windows

De entre los motivos, más o menos justificados, que explican el fenómeno evidente de que Windows acapara cerca del 90% de todos los ordenadores de escritorio (torres y portátiles) del mundo, quisiera destacar tres:

  1. La gente usa lo que viene por defecto y lo que conoce. La mayoría de la sociedad usa el sistema y los programas que vienen instalados por defecto. Si alguien compra un ordenador en un supermercado o tienda común, lo normal es que el ordenador venga con el sistema operativo Windows, tanto porque el usuario es lo que espera, como porque el empresario busca ganar dinero por medio de su licencia y de la de los programas de terceros (p. ej. antivirus). Los fabricantes y las distribuidoras mantienen contratos empresariales con que, a menudo, tratan de imponer programas innecesarios y de espionaje a los usuarios. Acontece, pues, un círculo vicioso por el cual la gente sigue usando Windows porque sólo conoce Windows y las empresas venden Windows por esta misma demanda.
  2. Hay profesionales que necesitan software —generalmente privativo— que sólo está disponible para Windows. Los profesionales de algunos campos, como la programación, cuentan con infinidad de herramientas libres. No obstante, existen otros campos profesionales en que hay una ausencia relativa de software libre o de funciones importantes que lo reemplacen. Este fenómeno era muy acusado en el pasado y menos menos en la actualidad; pero, por desgracia, continúa existiendo. Al igual que el caso anterior, existe una retroalimentación por la cual, tanto empresas como desarrolladores independientes tienen especial interés en que sus programas funcionen para Windows porque éste acapara todo el mercado. Si bien, la irrupción de Apple, el auge desenfrenado de los dispositivos móviles y el crecimiento paulatino de los usuarios de GNU/Linux, unido a ciertas mejoras en cuanto a los formatos para distribuir binarios, ha construido a generar un ecosistema más diverso en que los desarrolladores muestran un mayor interés por el concepto de la «multiplataforma».
  3. Hay usuarios que usan Windows exclusivamente para jugar. En consonancia con el primer y segundo punto, la enorme expansión de Windows lo convierte en el sistema por defecto para el que las desarrolladoras de videojuegos lanzan sus juegos. No obstante, la variedad de nuevos dispositivos alientan a que las desarrolladoras también piensen en las «minorías» para aprovechar todos los nichos de mercado. En la actualidad, en GNU/Linux pueden jugarse algunos juegos triple A como los últimos de la saga Tomb Raider.

Ordenador con Windows XPLlama la atención que haya ordenadores todavía con Windows XP. La rutina por el software privativo son un lastre para el desarrollo de software libre.

Conclusión

El auge de nuevos dispositivos y los servicios en la nube está quebrando la dependencia hacia Windows. Asimismo, dado que los servicios en la nube y los nuevos dispositivos se construyen con un sistema GNU/Linux —en el caso de Android sólo se toma el núcleo Linux—, las empresas están invirtiendo más que nunca para desarrollar programas —videojuegos entre ellos— que funcionen en un entorno de servidor, donde GNU/Linux arrasa por goleada. Además, en un entorno competitivo, la creación de software libre o compatible con la GPL cobra más sentido del que nunca había tenido comercialmente.

Esta situación, aunque no tiene por qué beneficiar directamente a los usuarios de GNU/Linux ni fomentar el aumento de su uso, sí abre la puerta a que la compatibilidad perseguida por dichas empresas repercuta en programas y servicios instalables y ejecutables en GNU/Linux, los cuales, a su vez, sigan minando la actual dependencia hacia Windows y sus servicios en el entorno de cliente.

La gente sigue usando Windows porque la mayoría no es consciente de los cambios hasta que los intereses empresariales se vuelcan en una publicidad feroz que logra persuadir a los clientes para hacerlos desear cambios que jamás hubieran escogido por sí mismos.

Artículos relacionados