Archivo de la categoría: Software libre

Logo-de-Linux

10 razones para usar GNU/Linux

Logo de Linux - 10 razones para usar GNU/Linux - Software libreSi todavía no has probado GNU/Linux, no sabes lo que te pierdes. Aquí te daré 10 razones para usar GNU/Linux y para conocer el software libre por tu seguridad y privacidad.

En GNU/Linux el límite lo pones tú

GNU/Linux es un conjunto de sistemas operativos formados por el sistema operativo GNU de Richard Stallman y el kernel Linux de Linus Torvald. Al ser software libre, los sistemas GNU/Linux permite a desarrolladores y usuarios crear y usar programas que respetan nuestra libertad, nuestra privacidad y que están enfocadas en nuestras necesidades reales.

En esta entrada quisiera explicar y justificar 10 razones para usar GNU/Linux si eres un usuario medio de Windows o Mac. Si te has planteado los graves problemas de privacidad y falta de ética de ambos sistemas operativos, es un buen momento para conocer algo diferente.

1) GNU/Linux es software libre

Los sistemas GNU/Linux son software libre. Esto significa que respetan las cuatro libertades del usuario propuestas por la licencia GNU GPL. Cualquier usuario es libre de ver, estudiar, investigar y adaptar el código y de usarlo, modificarlo y compartir sus versiones modificadas.

El software libre, cuando se licencia con la GNU GPL, tiene un carácter viral; pues cualquier mejora o contribución particular sobre un sistema o programa beneficia a toda la comunidad.

En lo tocante al usuario, que GNU/Linux sea software libre implica una mayor libertad, privacidad y seguridad. A desemejanza de Windows o Mac, el usuario de GNU/Linux sí puede saber qué hace el sistema por dentro.

Todo ello desemboca en una serie de argumentos éticos que cabe analizar.

2) GNU/Linux es fácil de usar

Hace una década era difícil instalar y manejar una distribución GNU/Linux. Hoy, por el contrario, existen distribuciones bellas, optimizadas y fáciles para usuarios novatos. Al igual que en Windows o Mac, cualquier persona con conocimientos básicos puede configurar su sistema, instalar programas y realizar sus tareas diarias. A lo largo de los años, las distintas distribuciones y sus respectivas personalizaciones han mejorado la experiencia general de escritorio y pulido la interfaz del usuario.

Una vez se le coge el tranquillo a GNU/Linux, llega a ser más fácil de usar que Windows o Mac. Y no sólo eso. En los sistemas privativos, el usuario apenas tiene control sobre el entorno gráfico y poco más. En GNU/Linux, todo el sistema te obedece a ti, presenta una personalización completa y siempre tendrás a tu disposición la consola de comandos —que debería llamarse «consola de órdenes» en español— para dar órdenes complejas y ahorrar tiempo.

La mala fama de que es un sistema para expertos ya no se sostiene. Si bien, parte de la culpa de esta creencia radica en que muchos desarrolladores y entusiastas de GNU/Linux parecen disfrutar complicando la manera de hacer las cosas y de presentarlas para darse a sí mismos un toque intelectual y esotérico.

3) GNU/Linux es (o suele ser) gratis

En nuestra sociedad, donde prima la inmediatez y lo gratuito, GNU/Linux destaca sobre Windows y Mac en que no tienes pagar ninguna licencia para usarlo. Esto podría parecer insignificable ante la existencia de versiones piratas de Windows y de programas como Microsoft Office, pero la diferencia está en que, en este caso, no se comete una ilegalidad ni se fomenta el monopolio casi esclavista de estas empresas.

Y, a distinción de ambos, si por un casual pudieses obtener una licencia gratuita de Windows o Mac, no por ello tendrías un pleno control de tu informática y privacidad. Las redes sociales son un ejemplo de plataformas gratuitas que se lucran a costa de nuestros datos personales. La mayoría de las distribuciones GNU/Linux son gratis y lo que es más importante: no espían, vigilan ni explotan a usuarios con fines comerciales. Pueden contener opciones de telemetría, pero siempre transparentes, desactivadas por defecto y claramente indicadas.

Alta seguridad de GNU⁄Linux - Privacidad del usuarioEntre las 10 razones para usar GNU/Linux está su alta seguridad y privacidad de cara al usuario.

4) Alta seguridad

Los sistemas GNU/Linux son los reyes indiscutibles de los servidores de todo el mundo. Esto, unido a su magnífica gestión de los permisos y de los programas en ejecución, significa que son sistemas optimizados para resistir ataques continuos y que brindan capas de seguridad extra frente a sistemas privativos enfocados únicamente en el usuario.

GNU/Linux no es inmune a todo ni es un sistema perfecto. En informática no existe la perfección. Sin embargo, su seguridad es muy alta, y el riesgo de virus y otro tipo de malware son escasos para los usuarios comunes. Y si uno está preocupado, existen antivirus libres —como ClamTk— que mejoran todavía más la seguridad y sin la necesidad de licencias, cracks que exponen tu privacidad ni de bajadas de rendimiento.

5) Alta personalización

Mientras que Windows o Mac imponen un diseño de marca, en GNU/Linux existen diversos entornos de escritorio a gusto del consumidor. Si no te gusta ningún entorno de escritorio en particular, puedes reemplazarlo. Aunque unos son más configurables y personalizables que otros, todos se adaptan a las preferencias del usuario. Para mi gusto, KDE Plasma es el mejor entorno de escritorio para GNU/Linux y uno capaz de ensombrecer al de Windows y Mac por su capacidad de personalización abrumadora.

Asimismo, un punto importancia radica en que las actualizaciones son opcionales y en caliente, es decir, en GNU/Linux nadie te fastidia en mitad de una tarea ni hay que reiniciar el equipo durante o después de una actualización. Hay distribuciones GNU/Linux que pueden pedir o recomendar reiniciar para instalar una actualización o después de hacerlo, pero esta función es opcional y programable.

6) Sin obsolescencia programada

Los sistemas privativos sólo tienen interés en ganar dinero, no tienen ningún tipo de ética social ni buscan ayudar a la comunidad. Por ello, no tienen reparos en lanzar sistemas mal optimizados para ordenadores antiguos o incluso en inflar las características necesarias para alentar la compra de nuevos equipos.

GNU/Linux consume bastante menos recursos que Windows y Mac. Y, en concreto, aquellas distribuciones pensadas para ordenadores antiguos permiten realizar tareas cotidianas con apenas un Pentium III y 512 MB de RAM.

Con GNU/Linux puedes devolverle a vida a un ordenador antiguo y conseguir cosas inimaginables: como convertirlo en una videoconsola.

7) Alta compatibilidad con hardware moderno

Hace años, hacer funcionar una impresora era un quebradero de cabeza. Ahora, en cambio, se puede conectar un mando de la PS4 o de la XBOX a un sistema GNU/Linux y tenerlo funcionando en segundos. La mayoría de las distribuciones son compatibles con hardware moderno.

Si bien, en caso de que esto sea una necesidad imperiosa, debe buscarse específicamente una distribución orientada al usuario multitarea o jugador (gaming). Por mi parte, recomiendo encarecidamente KDE NEON porque cuenta con todas las ventajas de Ubuntu en cuanto a soporte y compatibilidad y ninguna de sus desventajas. Otras opciones serían Kubuntu —un sabor oficial de Ubuntu— o las derivadas de Arch Linux, especialmente Manjaro.

En cualquier caso, la mejor manera de sacarle el máximo provecho a una distribución GNU/Linux es con hardware moderno. Carece de sentido cuando el usuario promedio instala GNU/Linux y le exigue a su ordenador de 15 años que muestre el mismo rendimiento que con Windows. No tienen ningún sentido.

Pingüino de Linux indioEl pingüino de Linux es un jugón. Entre las 10 razones para usar GNU/Linux está la de poder de disfrutar de cada vez más videojuegos sin depender de Windows o consolas.

8) ¡Puedes jugar a videojuegos!

Justo al contrario que hace apenas un par de años, los sistemas GNU/Linux constituyen hoy una herramienta fantástica e igual de adecuada para jugar a videojuegos. Cabe recordar que servicios como Google Stadia, y otros en la nube, funcionan con GNU/Linux.

En GNU/Linux pueden jugarse miles de juegos nativos y emulados, tanto desarrollados para Windows como de otras plataformas. Poco a poco, conforme el número de usuarios crece, el catálogo de juegos nativos van incluyendo no sólo juegos indies sino también juegos triple A. Jugar y descargar juegos para GNU/Linux nunca ha sido tan fácil.

9) Alta cantidad y calidad de software

Hoy en día, existen decenas de miles de programas para GNU/Linux que permiten hacer más del 95% de las tareas que uno haría en Windows o Mac. Para dar el salto sólo se requiere considerar dos puntos:

  1. Tendrás que aprender y acostumbrarte a usar software alternativo (LibreOffice por Microsoft Office; Gimp o Krita por Phostoshop; LibreCAD por AutoCAD, etc.) y sus formatos libres para evitar la dependencia y los errores derivados por los formatos cerrados de los programas privativos.
  2. Tendrás que aprender a hacer las cosas de otra manera. Por ejemplo, aunque pueden descargarse programas desde la web de sus autores para GNU/Linux —formato Appimage— como se haría para Windows o Mac, la manera más común y recomendable es descargar programas desde los repositorios de la propia distribución que se utilice. De esta manera se asegura una compatibilidad completa y se mejora el rendimiento.

En general, conocer los programas libres y usarlos sólo suele costar los primeros días. Si se tiene ganas de aprender y de salir de la zona de confort, luego quedarás muy satisfecho.

Todavía pulula el mito de que el software libre es inferior en calidad a pesar de la evidencia de casos como VLC —el reproductor líder en todo el mundo—, Firefox, Audacity o MKVToolnix. Y mucho más.

10) En GNU/Linux existe una comunidad envidiable

Otros sistemas cuentan con soporte empresarial que pueden o no atenderte. aunque en GNU/Linux también puedes pagar y contratar soporte técnico, existe una amplísima comunidad dispuesta a ayudarte en todo lo que necesites. Mientras mantengas una actitud cordial y ganas de aprender, otros usuarios y desarrolladores no dudarán en echarte un cable.

Así pues, no te lo pienses. Si quieres conocer un sistema libre, de alta seguridad y privacidad, no dudes en adentrarte en GNU/Linux. Por mi parte, recomiendo la distribución KDE NEON —o Ubuntu en su defecto— para tener un sistema fácil de usar y muy elegante.

No dudes en contactar por si puedo ayudarte en algo.

Artículos relacionados
PCSXR

PCSXR: Un emulador de Playstation libre

PCSXR - Emulador de PlaystationEl emulador libre PCSXR, bien configurado y con su BIOS configurada, es un programa magnífico para emular los juegos de la veterana Playstation.

¿Qué es PCSXR?

PCSXR, también llamado PCSX-Reloaded, es un emulador de Playstation libre, derivado del antiguo emular PCSX. Es multiplataforma y una opción excelente para jugar a juegos de Playstation en sistemas GNU/Linux sin recurrir a emuladores privativos y, sin por supuesto, necesitar ninguna consola. En GNU/Linux también pueden jugarse juegos nativos. Puede descargarse fácilmente desde los repositorios de nuestra distribución. Que yo sepa, no cuenta —todavía— con una versión en Appimage.

Su interfaz, a fecha presente, no está en español. Si bien, su funcionamiento y uso resulta muy fácil. En esta entrada explicaré cómo configurarlo para hacerlo funcionar adecuadamente. Se trata de tan sólo dos sencillos pasos.

PCSXR - Configuración de plugins y BIOSVentana de configuración de los plugins y la BIOS del emulador PCSXR.

1. Configurar plugins y BIOS

En PCSXR, los plugins equivalen a los sustitutos del software de la consola. Resulta conveniente adaptarlo a nuestros gustos y atendiendo a las advertencias que aparecen en el propio programa. Los gráficos obtenidos pueden variar desde muy buenos a muy malos según cómo se configuren. En general, conviene dejarlos tal como vienen por decfectos o añadir algún filtro anisotrópico o de texturas para incrementar los detalles y las diferencias de color en pantallas modernas.

Si el audio diese problemas —a mí nunca me ha pasado—, existe la función de activar el modo de alta compatibilidad desde su propio menú de configuración. Si bien, su activación indebida puede causar molestos pitidos en otros juegos.

PCSXR incorpora su propia BIOS emulada. No obstante, aunque puede funcionar para muchos juegos, o en otros muchos impide la carga o genera errores en el guardado o posterior recuperación de partidas. Resulta aconsejable usar las bios originales de las consolas que hubiera ejecutado tales juegos. La BIOS europea es la que se muestra en la captura, la SCPH7002.bin.

La BIOS es software privativo y, en teoría, no se puede descargar desde una fuente que no sea nuestra propia consola. Sin embargo, huelga decir que todas las BIOS de Playstation pueden encontrarse en internet con relativa facilidad. Aquí facilitaré una descarga a un servidor externo, ajeno a esta web, en donde conseguirlas.

Para instalarla, basta con introducir los archivos en la carpeta señalada en el propio emulador o en aquéllas que nosotros configuremos. Cabe recordar que si introducimos las BIOS con el PCSXR ejecutándose, deberemos cerrarlo y volverlo a abrir para que las reconozca.

PCSXR - Configuración de la CPUVentana de configuración de la CPU para el emulador PCSXR.

2. Habilitar el intérprete de CPU

No entiendo por qué no viene activado por defecto. Pero el caso está en que, si no activamos el intérprete de CPU, el cual aparece en la opción «Enable Interpreter CPU» (indicada en la captura de pantalla), nos obtendremos una bonita pantalla en negro con cualquier juego que carguemos.

Una vez activado y hecho lo anterior, bastará con cargar cualquier juego de Playstation. Tal juego puede ser original o «pirata», y ejecutarse desde un lector de CD-ROM o como un archivo .iso o análogo creado por distintos programas grabadores de discos.

Con todo esto, PCSXR estará listo para revivir cualquier vieja gloria de Playstation. ¡Que lo disfrutéis!

Artículos relacionados
El-guardián-de-los-cristales-Logo-oficial-del-formato-appimage

¿Qué es el formato Appimage? ¿Por qué debemos usarlo?

Juegos Linux - Logo oficial del formato appimage para GNU/LinuxLogo oficial del formato Appimage, un nuevo modelo de empaquetamiento de archivos binarios para sistemas GNU/Linux que es superior a Snap y Flatpak.

Introducción

Los sistemas operativos GNU/Linux, en sus distintas distribuciones, están presentes en más del 95% de los todos los servidores del mundo. Sin embargo, el usuario doméstico no ha conocido todavía muchas de sus virtudes ni suele plantearse las razones éticas del software libre. En el artículo de hoy, deseo mostrar la rápida evolución de los sistemas GNU/Linux en entornos domésticos tomando como ejemplo específico el desarrollo y la utilización del formato Appimage.

¿Qué es un Appimage?

El formato Appimage —extensión .appimage— es un nuevo modelo de empaquetamiento de archivos binarios para sistemas GNU/Linux que permite la ejecución de cualquier programa en todas las distribuciones GNU/Linux. Si tomásemos a Windows como ejemplo, un appimage sería equivalente mejorado de un .exe. De hecho, es mejor que un .exe porque no solamente contiene el programa y todas sus dependencias; sino una serie de ventajas punteras que no tienen nada que envidiar a las apps de MAC.

Lejos de limitarse a ser un ejecutable, el formato Appimage presenta las siguientes características:

  • No requiere instalación. Sólo hay que asegurarse de que tiene permisos de ejecución y hacer doble clic.
  • Sólo se ejecuta en entorno de usuario; lo cual garantiza una mayor seguridad porque el programa no puede alterar el funcionamiento del sistema operativo ni acceder a datos de otros usuarios. Esto se denomina ejecución en «sandbox».
  • Es portable. Todos los datos y configuraciones introducidos en el programa pueden guardarse dentro del mismo. Esto permite que un Appimage pueda transportarse fácilmente en una memoria USB y ejecutarse en cualquier ordenador con GNU/Linux.
  • Es autoactualizable. Un Appimage, según su configuración, puede actualizarse por sí mismo y siempre contener la última versión del programa.

El guardián de los cristales - Algunos programas descargados en formato Appimage - Snap - FlatpakÉstos son algunos de los programas que tengo descargados en formato Appimage para utilizarlos en mi sistema KDE NEON. Hay versiones en formato Appimage para muchos programas conocidos y útiles, como LibreOffice y Goldendict.

¿Dónde conseguir un programa en formato Appimage?

Cualquier programa puede descargarse en formato Appimage si el autor del programa o un tercero lo ha compilado en este formato. Por lo general, si uno quiere obtener un programa en formato Appimage, lo mejor es visitar la web del autor y, en caso de que aún no lo tenga, solicitarlo. Muchos desarrolladores estarán encantados de ofrecer sus programas en este formato.

De hecho, una de las razones de su origen radica en permitir que un desarrollador pueda lanzar su programa para todas las distribuciones GNU/Linux sin perder el tipo con las ligeras diferencias entre ellas en cuanto a formas de compilación y órdenes en la terminal.

¿Qué diferencia a Appimage de Snap o fFatpak?

A diferencia de los formatos Snap (desarrollado por Canonical) y Flatpak (desarrollado por Red Hat), el formato Appimage no está patrocinado por ninguna empresa con intereses monopolistas ni responde a las políticas internas de ninguna distribución en específico.

Canonical, desarrolladora de Ubuntu y derivadas, está ejerciendo maniobras para trasladar sus repositorios desde contener paquetes en formato Deb (heredados de Debian) hacia tenerlos únicamente en Snap; lo cual conlleva una pésima gestión de recursos (duplicidad de dependencias en ejecución), mayores tiempos de carga (debido a lo anterior) y graves problemas de seguridad (requiere acceso de administrador).

Red Hat, desarrolladora de la distribución homónima, hace lo propio con su formato Flatpak. Y, si bien es más seguro y eficiente que Snap, requiere igualmente un acceso desde la cuenta de administrador (root) y ello comporta que Flatpak siempre presente un mayor riesgo de seguridad frente a Appimage.

Conclusión

El formato Appimage supone una revolución para los sistemas GNU/Linux; pues les brinda a los usuarios la facilidad de descargar y ejecutar programas como muchos han conocido por utilizar Windows. Y, todo ello, con el añadido de presentar los últimos avances en seguridad y mantener el alto estándar de GNU/Linux como sistema operativo universal tanto para servidores como para usuarios domésticos.

Aquellos que valoramos nuestra privacidad y la seguridad informática debemos fomentar el conocimiento y uso del software libre en general y del formato Appimage en particular para mejorar la recepción y las impresiones de los usuarios hacia un sistema todavía muy infravalorado.

Artículos relacionados
Juegos Linux - Logo de LibreOffice

Usa LibreOffice y no seas un esclavo de Microsoft Office

Juegos Linux - Logo de LibreOffice

Logo oficial de LibreOffice, un programa desarrollado por «The Document Foundation» que no tiene nada que envidiar a Microsoft Office.

Introducción

En este artículo quisiera dar a conocer LibreOffice y promover su uso, a la par que criticar y condenar la información errónea, tergiversada y desinformada que se tiene sobre este programa y su uso respecto al omnipresente Microsoft Office.

En el grueso de las webs, como viene siendo habitual, se repite la misma información y con el mismo malempleo de los conceptos informáticos. Pareciera que casi todos se copian entre sí, que necesitan cumplir con un contrato a la desinformación o que buscan posicionar las mismas palabras claves. O una mezcla de lo anterior.

No voy a dar información que sea novedosa para quien sea conocedor de este programa, sin embargo, puede ser una información valiosa para quienes todavía son dependientes de Microsoft. Empecemos.

¿Qué es LibreOffice?

LibreOffice es un paquete ofimático multiplataforma y libre —software libre— que permite realizar todo tipo de tareas típica de una oficina: procesamiento de textos, hojas de cálculo, presentaciones, etc.

En otras webs, como de costumbre, empiezan diciendo que se trata de una «alternativa» o «reemplazo» a la suite de Microsoft. Decir que sea una «alternativa» sugiere que ambos programas respeten por igual al usuario, es decir, anula u obvia el trasfondo ético de la cuestión. Y etiquetarlo como «reemplazo» es una simplificación falsa porque LibreOffice no persigue convertirse en un clon o calco de Microsoft Office. Para eso ya hay otros programas, sobre todo privativos, como la paquete ofimático chino WPS.

Asimismo, LibreOffice presenta funciones que la distinguen de Microsoft Office, por ejemplo, su programa LibreOffice Draw permite crear y editar diseños y .pdf, y LibreOffice Math sirve para editar fórmulas matemáticas y facilitar su representación.

El guardián de los cristales - Logos de algunos de los programas de LibreOfficeLogos de algunos de los programas que componen el paquete ofimático de LibreOffice.

¿Por qué usar LibreOffice?

LibreOffice es software libre. Esto implica, de cara al usuario, que podemos saber en todo momento qué hace el programa y estar totalmente seguro de que no nos espía, de que no extrae datos de nuestro disco duro y de que no envía información de ningún tipo a servidores externos.

Y sí, Microsoft gana muchos millones recopilando y vendiendo información a terceros. No en vano, el nuevo Windows 10 es gratuito precisamente por este modelo de negocio que ya comenzó Google hace una década. Pero no esperes que un medio generalista que te explique nada de esto, no vaya a ser que pierda el patrocinio de Microsoft.

Con LibreOffice puedes realizar el 95% de las tareas que efectuarías con Microsoft Office. A menudo, los usuarios principiantes y los medios generalistas aducen, erróneamente, al argumento de que su compatibilidad no es completa con Microsoft Office. Este argumento incurre en una triple falacia y en una doble vara de medir:

  1. Ningún programa puede ser compatible totalmente con el formato creado y diseñado por otro. Esto es de cajón porque, según el caso, o bien es imposible conocerlo por dentro porque uno de es software privativo —requiere ingeniería inversa— o porque supone una gran inversión de capital.
  2. El formato de Microsoft Office actual (.docx) está patentado y Microsoft se reserva el derecho de introducir características no documentadas en cualquier momento y sin previo aviso, lo cual significa, literalmente, que cada mes puede hacer, adrede, que su versión más reciente de Microsoft Office guarde los documentos con alguna característica que sea incompatible con terceros. Para coronar el asunto, Microsoft ejerce malas prácticas intencionales, tales como la aplicación por defecto de las fuentes Calibri y Cambria, las cuales presentan una espaciado interno diferente al estándar para que los documentos escritos con tales fuentes no se puedan mostrar correctamente fuera de Microsoft Office. El usuario medio solamente ve que en LibreOffice todo se ha movido de sitio y no alcanza a entender que, en muchos casos, ha sido Microsoft quien lo ha provocado.
  3. Nadie menciona siquiera que la compatibilidad inversa (desde LibreOffice a Microsoft Office) es una basura olímpica, ni nadie señala que Microsoft desdeña absolutamente los documentos guardados en formato .odt, —el cual, sobre el papel, es el formato abierto internacional— ni ningún medio parece recordar que ni siquiera el propio Microsoft Office es compatible entre sus propias versiones —una evidencia empírica— y ni mentan que esto supone un grave peligro para la pervivencia futura de toda clase de documentos.

El guardián de los cristales - Captura de un documento mío abierto con LibreOffice Writer - No necesitas Microsoft OfficeCaptura de pantalla de mi documento de notas utilizado para la escritura de mis novelas. Como escritor aficionado, uso LibreOffice en mi día a día. La imagen muestra el programa en su versión 6.4.1.2 y el conjunto de iconos ‘sifr’, mi favorito por su alto contraste. El sistema operativo es KDE NEON.

El precio de la dependencia

Como ocurre con otros programas privativos y con el sistema operativo Windows, el costo real no está en el precio que el usuario paga por adquirir una licencia de programa; sino en la dependencia y el control que adquiere inherentemente por la utilización de tales programas, sistemas y respectivos formatos.

La visión más simple y nihilista es la de piratear Microsoft Office y creer que, entonces, los dos salen gratis o que el paquete de Microsoft sale mejor parado porque se obtienen buenas herramientas al mismo costo. El usuario no suele ver que si Microsoft no lucha contra la piratería de sus programa es porque, de hecho, le beneficia. Los millones de usuarios que usan Microsoft Office de manera pirata —o sin licencia— sostienen un nicho de mercado presente y futuro: presente porque engrosa las estadísticas de uso y le brinda a Microsoft poder de presión sobre empresas y gobiernos para que adopten sus programas y licencias; y futuro, porque muchos de estos mismos usuarios trabajarán en empresas —que sí pagarán sus licencias— y seguirán siendo dependientes de ellos.

Para extraer todo el potencial de LibreOffice sólo tendrás que cumplir dos condiciones básicas:

  1. Tendrás que familiarizarte con otra manera —más fácil y lógica, añado— de hacer las cosas. LibreOffice funciona con estilos. Esto significa que deberás preocuparte por definir cómo quieres que se muestren los títulos e indicarle al programa si un elemento es un título, si es una nota, etc. Esto asegura que, después, todo se mantenga en sitio. ¿Cuántas veces habré visto a estudiantes de máster maldiciendo porque se les desplaza toda su tesis escrita en Word al insertar una imagen en la página 35? Eso no ocurre en LibreOffice si se aprende a maquetar con sencillos pasos. Además, en LibreOffice hay funciones maravillosas que, sorprendentemente, no existen en Microsoft Office, Por ejemplo, en LibreOffice, al trabajar con listas ordenadas, podemos alterar el orden de cualquier elemento —que el punto 1 se convierte en el punto 4 o viceversa— a golpe de clic. En cambio, en Microsoft Office habría que copiar y pegar.
  2. Tendrás que guardar en el formato nativo de LibreOffice (.odt), el cual, en teoría, se reconoció hace años como formato internacional para la gestión y almacenamiento de documentos de texto. Si alguien sigue usando el formato de Microsoft, cualquier elemento puede cambiarse de sitio y la culpa no es de LibreOffice, sino del usuario, por su ignorancia. El formato .odt es libre y abierto. Su uso respeta al usuario con independencia del programa que use y asegura la pervivencia temporal de los documentos guardados.

El guardián de los cristales - Icono de PDF hídrico con ODF - Microsoft Office no respeta el formato ODF

Una función interesante de LibreOffice y que lo distingue del paquete ofimático de Microsoft es su capacidad para exportar documentos a .pdf como XML incrustados. Esto permite que, si se desea, cualquier .pdf exportado con LibreOffice puede editarse con facilidad desde sí mismo.

Conclusión

El uso de LibreOffice presenta varias ventajas éticas y prácticas frente al de Microsoft Office. El software libre respeta la libertad de los usuarios, no vulnera su privacidad ni lo convierte en dependiente de sus licencias, contratos, formatos y malas prácticas monopolistas. Está en ti conocerlo y en dejar de ser un esclavo del software privativo.

Para obtenerlo, recomiendo visitar la página oficial de descarga. Si usas GNU/Linux o quieres conocerlo, lo más aconsejable es descargarlo desde el repositorio de tu distribución o en formato appimage mediante una web externa gestionada por un voluntario.

Como extra, para aprender a usar LibreOffice Writer —el equivalente a Word— como un profesional, recomiendo el manual «Domando al escritor», del autor Ricardo Gabriel Berlasso. Puedes adquirirlo gratis o comprárselo al autor para agradecer su enorme esfuerzo. Y, por supuesto, si te apasiona escribir tanto como a mí, te invito a conocer Goldendict.

Artículos relacionados
Logo de KDE NEON

KDE NEON: Un ubuntu con KDE a la última

Logo de KDE NEONLogo oficial de KDE NEON.

Introducción

Mucha gente, a diario, se pregunta cómo lograr una sociedad más justa y libre. No sólo para los humanos, sino para todos los sujetos con quienes compartimos el planeta. Si aspiramos al progreso, aparte de culturizarnos más, también debemos esforzarnos por la informática que respete los derechos individuales.

Los sistemas operativos y programas privativos convierten al usuario en dependiente, lo espían, sonsacan sus datos personales y los usan con fines que violan sus derechos fundamentales. Una manera de luchar contra esta injusticia encubierta por medios y empresas es adoptar y promover el software libre.

Cuando hablamos de ordenadores personales, la mayor parte del mundo moderno sólo conoce y usa los sistemas de Microsoft o Apple: Windows y MAC. Sin embargo, un usuario doméstico —o incluso profesional— puede realizar todas sus labores informáticas usando una distribución GNU/Linux. Hace años, instalar, manejar o desempeñar determinadas labores era tedioso, difícil o incluso imposible.

Hoy, en cambio, nunca ha sido tan sencillo liberarse de la dependencia respecto a las empresas que nos espían, que recopilan nuestros datos y que, para colmo, establecen monopolios en torno a sus formatos cerrados. Puedes probar algo nuevo, fresco y libre. ¿Te animas?

Juegos Linux - Escribiendo entrada desde KDE NEONYo mismo escribiendo esta entrada desde KDE NEON. ¡Esta imagen desata una paradoja!

Prueba KDE NEON

Hay cientos de distribuciones GNU/Linux y podría escribirse la biblia en verso sobre las ventajas y desventajas de cada una. Sin ánimo de parecer sesgado, en esta entrada me limitaré a presentar KDE NEON.

KDE NEON es un caso especial dentro de las distribuciones GNU/Linux. No es una distro ni tampoco deja de serlo. Se trata de un sistema Ubuntu con el entorno de escritorio Plasma y un repositorio integrado con las últimas versiones de los programas y de las aplicaciones desarrollados por la organización KDE.

Considero que KDE NEON debe figurar entre las distribuciones prioritarias para un usuario novato porque combina la estabilidad y facilidades de Ubuntu con la belleza y simplicidad de Plasma.

Yo he usado muchas distribuciones a lo largo de mi vida. Todas tienen sus puntos positivos y negativos. Basándome en los criterio de facilidad, estabilidad, actualización, diseño y compatibilidad, recomiendo KDE NEON y difícilmente de pase a otra a corto plazo.

Esta tableta de chocolate viene a representar el placer que experimentarás cuando pruebes KDE NEON.

Ventajas de KDE NEON

Facilidad

La instalación es simple y mucho más corta de lo que tarda cualquier Windows. Es fácil de configurar y de entender por su diseño. Si necesitas ayudar con su instalación, existe muchísima información en la red sobre cómo instalar cualquier distribución GNU/Linux. Por defecto, KDE NEON viene con pocos programas para brindar una personalización profunda.

Estabilidad

El sistema operativo es un Ubuntu LTS, al cual se le ha adicionado el escritorio plasma y las aplicaciones desarrolladas por KDE. Su estabilidad es adecuada para el usuario final y ligeramente mayor a la una distribución rolling-release (de actualización continua).

Actualización

Dado que su base es un Ubuntu LTS y sólo se le añaden repositorios actualizados de KDE, hay muchas distribuciones con versiones algo más nuevas de los programas. KDE NEON sólo actualiza cada poco tiempo los programas desarrollados por KDE, es decir, el escritorio, el gestor de archivos y programas como el gestor de particiones, de descargas, de torrents, de correo electrónico, lector de .pdf, etc.

Los demás programas están en la versión en que se encuentren en el repositorio oficial de Ubuntu. No obstante, en la práctica no supone ningún problema. Existen formatos como appimage, snap y flatpak que permiten la instalación de cualquier programa desde la web de su autor. De entre los mencionados prefiero y aconsejo appimage por dos razones:

  1. Es un formato independiente. No depende de los deseos de ninguna empresa ni busca monopolizar a los usuarios.
  2. No requiere instalación ni privilegios de administrador. Por tanto, los programas contenidos en este formato son de ejecución más segura y ocupan menos espacio.

Diseño

KDE NEON tiene, a mi gusto, el mejor escritorio creado para GNU/Linux. El escritorio Plasma es altamente configurable y tiene más funciones de personalización que cualquier Windows o MAC, hasta el punto de que puedes clonar el escritorio de ambos sistemas operativos según lo desees.

Compatibilidad

Al tener su base en Ubuntu LTS, el cual deriva de Debian, la compatibilidad con el hardware es casi absoluta. La única excepción será la posibilidad de estar obligados a instalar firmware privativo para la tarjeta gráfica (Nvidia) o la tarjeta de red.

El gran bastión de Windows radica en que todos los juegos de PC se crean para esta plataforma. De entre las distintas distribuciones, KDE NEON, al estar basada en Ubuntu, es compatible con juegos nativos para GNU/Linux y razonablemente compatible con juegos para Windows mediante programas como Wine o Proton (dependiente de Steam).

Puedes descargar versiones de Wine y Proton compiladas y listas para funcionar aquí. En KDE NEON es posible, por ejemplo, jugar a Skyrim o a The Witcher 3. Por mencionar apenas dos títulos de talla mundial.

¡Descarga KDE NEON y pruébalo!

Artículos relacionados